Posteado por: palabrasypalabras | 2 abril, 2012

¿Cómo nos afecta esta situación a los españoles y europeos?


Alemania, el Estado Alemán o los capitales oligopólicos industriales, llamarlo como queráis, ya preveían una competencia mundial por el trabajo y la tendencia que seguiría su valor cuando en 2001 creó un contrato temporal muy flexible de bajo salario -los famosos minijobs-, que ahora le permite, aunque con un porcentaje de trabajadores crecientemente precarizados, situarse a la cola de Europa en tamaño de desempleo y mantener la competitividad de sus productos. En España, aún estábamos de aquella pensando en cómo sacarle mayor provecho a la estructura productiva que nos había hecho converger con la renta de la Europa rica. En los últimos años de la burbuja inmobiliaria nadie estaba pensando en que la sociedad necesita un plan de desarrollo de medio plazo diferente del que aún estaba dando sus réditos, porque quizá, en 2005, la emoción de los datos restaba peso a la estructura con la que se producían. Quiero pensar sin malicia que muy pocos eran conscientes del peligro que asomaba a la vuelta de la esquina. Históricamente en el transcurso de las Revoluciones Industriales, siempre hemos convergido tardíamente con los líderes de dichas, y como país, hemos ido a remolque en no pocas ocasiones desde el XVII y sido muy dependientes de sus inversiones, que ahora también se deslocalizan a un ritmo vertiginoso hacia otros lugares. Esta es una breve contextualización de nuestra economía para señalar que no somos un país que lidere reformas, ni tecnología, sino que más bien nos amoldamos a la cuyuntura y somos el reflejo de lo que ocurre mas allá de nuestras fronteras.

Nuestra economía, durante las últimas décadas, vivió remando a favor de la cuyuntura europea, ya que, estamos fuertemente correlacionados con el signo del ciclo europeo -ya sea en la rama productiva o financiera-. Poseemos grandes debilidades estructurales que aquí no se analizan y los riesgos de éstas, no fueron evaluados a tiempo, ni en profundidad. Como históricamente ocurre, llegamos tarde a los acontecimientos. Una vez dentro nos hemos reformado tarde y superficialmente, como negando nuestra maltrecha realidad y hemos sido golpeados con dureza por la última crisis. Una crisis que comenzó, en su apariencia, siendo de carácter financiero y que ha acabado desenmascarando grandes problemas estructurales de la economía mundial y, en particular, del proyecto europeo. En su variante europea:

  • Grandes desequilibrios estructurales en las balanzas de pagos de los países exportadores centrales a los principales receptores del sur. Lo que lleva a economías altamente productivas en el norte que financian las necesidades del sur y sin autoridad política o fiscal que corrija los desequilibrios a largo plazo.
  • Una preocupación por la capacidad de algunos Estados deudores de hacer frente a sus compromisos, mayoritariamente los  periféricos y, tres,
  • las repercusiones sobre un sector financiero involucrado y, en global, privado de la periferia, que está muy apalancado y que no es capaz de relanzar la economía y hacer viables ambos planos, privado y público, del mismo problema de endeudamiento para todos los actores.

En el caso español, italiano, griego y portugués, salvando sus particularidades, la solución propone a grandes rasgos una desvalorización del trabajo e impugnación del Estado del Bienestar bajo el amparo de la doctrina intelectual del Neoliberalismo y nuestra posición competitiva en el contexto internacional. La pregunta es en qué contexto debemos ser todos competitivos y para vender a quién. Sería interesante estudiar la estructura de exportación de esos países y ver si hay alguna necesidad concluyente real, que no sean palabras al aire que pudieran ser interpretadas como intereses de clase más que de interés general. Mi mayor miedo es la capacidad reciente del capital financiero acreedor, a través de su influencia en las instituciones, para socializar, a través del Estado, las pérdidas de sus negocios privados frustrados y conseguir su devolución a través de su convertibilidad en deuda pública. Nada raro si entendemos la función del Estado capitalista como garante de sus capitales nacionales, pero difícilmente comprensible para una población que tiene una concepción neutra de las instituciones. La cuestión europea se complica al entender que solo hay una unión comercial y monetaria, sin la política y fiscal que pueda corregir esos desequilibrios. La causalidad de que eso sea así, en el diseño de la actual UE, es otra buena pregunta a la que existe respuesta.  Los grandes problemas de la economía española son:

  1. La fuerte apreciación del euro frente al dolar como reserva de valor  nos resta competitividad respecto de EEUU, hace más interesante la importación al ser el euro una moneda conservadora con alto valor para los tipos de cambio. 
  2. Perdimos competitividad en nuestra industria respecto a los productos de los alemanes medido a través del CLNU. Sus productos compiten en los mismos mercados que los nuestros y en la última década,  nuestros salarios han subido mucho más que los de ellos, mientras que la productividad lo hacía a la inversa.
  3. El BCE solo trabaja por la estabilidad de precios de la zona euro, con lo que, no es un instrumento disponible en Europa para disminuir o reducir en nivel de endeudamiento general, a través de cualquier mecanismo, de la periferia en un momento crítico
  4. Otro y para mí, muy importante, es el endeudamiento de las familias consecuencia del estancamientos de los salarios reales en los últimos años de crecimiento de los activos financieros e inmobiliarios, es decir, el endeudamiento obligado de las familias para acceder a esos bienes que su salario no es capaz de comprar. Ya que, si el PIB ha crecido desde 1993 hasta 2007 y la participación de los salarios en la riqueza total generada (la Remuneración de Asalariados frente al Excendente Bruto de Explotacion), es menor de una fecha a otra, aún siendo más asalariados en 2010 que en 1995 no dice que es un claro síntoma de la mala redistribucción de la riqueza creada.
  5. El apalancamiento de nuestros empresarios impulsados por la bonanza económica y los bajos tipos de interés reinantes en España consecuencia de la introducción del euro, que ahora obligan ha realizar un esfuerzo de desapalancamiento con la consiguiente venta de activos no estratégicos. Situación provocada por la internacionalización a gran escala de las las últimas dos décadas. 
  6. La falta de brillantez en la administración pública de la inversión productiva realizada  ha cristalizado en una estructura ineficiente de nuestras administraciones públicas y degenerado en malas praxis y politización apática de instituciones relevantes de la sociedad civil.

Hay que destacar que la mayoría de las medidas adoptadas al respecto, solo toman en consideración la paliación del déficit publico, su chivo expiatorio en esta ocasión para la opinión publica, que ni siquiera es causa de nuestro problema, sino consecuencia. Se explica todo al revés, para que nadie pueda enterarse de nada. Las políticas adoptadas tienen mayor contenido ideológico que capacidad resolutiva, pues atacan síntomas y le dan una patada hacia adelante al problema principal, que en sus muchos planos (endeudamiento, competitividad, salarios, Europa, capitalismo global) es difícil de teorizar y promover, como resultado, una solución completa y factible teniendo en cuenta la compleja y particular profundidad de los problemas.

Muchas medidas, surgen del pensamiento teórico que le conviene a las grandes corporaciones empresariales (como el incremento del IRPF vs descenso IS para la financiación del Estado) con conciencia de clase, si bien pueden aumentar la flexibilidad de la economía en el contexto histórico del desarrollo capitalista, no atienden a los factores esenciales del problema, que realmente no interesa explicar, pues, habría que explicar economía de verdad, además de depurar las correspondientes responsabilidades. Las medidas adoptadas: subidas de impuestos, cambio de la legislación laboral y  reducciones presupuestarias en educación y sanidad son pequeños actos que atentan contra el reparto de la riqueza de forma brutal para las clases medias. La mayoría de trabajadores asalariados ven mermada su calidad de vida debido a la disminución de su salario real (congelado desde hace años) y de los salarios indirectos (sanidad, educación, prestaciones sociales) y diferidos (prestación por desempleo y jubilación) sin ser detonante del problema y aportándose como la única esta concepción de reforma. Una vez que han calado los mensajes del dogma liberal, a través de su gran influencia, en todos los estamentos políticos nacionales (PP o PSOE) y supranacionales (FMI o la UE), la teoría toma la forma final de determinadas políticas económicas “paliativas” de la crisis y  que, generalmente, atentan contra la cohesión y la voluntad de la sociedad, no siendo ésta en su conjunto responsable mayoritaria de ella .

Desde la lógica del capital, la tendencia y la dirección de las soluciones propuestas, son simple y llanamente necesarias. ¿Por qué no aceptar nuevos espacios de acumulación antes cedidos a la iniacitiva pública o mejorar las condiciones de explotación? La finalidad del capital es reproducirse (crecer) y no importa a costa de qué, pero desde el punto de vista de la mayor parte de la población, se han rescatado las malas gestiones bancarias, a la inoperante y mastodóntica burocracia y no se ha depurado ninguna responsabilidad pública ni privada en esta tragedia silenciada para la población. ¿Quién se llevará el “al agua”? ¿Tomarán otro camino las políticas económicas? ¿Se hará frente a la creciente desigualdad?  No quiero ser agorero, pero parece estar bastante claro.

La ideología neoliberal ha cuajado una falsa conciencia en la mayor parte de la población que ve esas tendencias como necesarias y únicas cuando van en contra de su bienestar y no acuden a la raiz del problema antes diagnosticado. Los partidos políticos las apoyan porque, o no diagnostican bien el problema o les son impuestas por sus acreedores. La influencia de clase, entendida como presión para tomar ésta u otra política económica, ha sido predominantemente patronal (más en el actual contexto de la UE) como tampoco podía ser de otra manera. Solo cuando los beneficios y las oportunidades de inversión eran abrumadoramente grandes -trás las guerras civiles europeas, dejarme llamarlas así- y el contexto histórico, económico y social, lo permitía, apoyado en un contrato de paz social, las conquistas sociales del movimiento obrero ahora impugnadas, fueron una realidad basada en la fortaleza de los sindicatos y la legitimación social de sus reivindicaciones. Podemos así decir, que en los momentos cruciales, en los periodos de crisis (crisis del “petróleo” en la década de los setenta y la actual en 2012), es cuando se dilucida quién gobierna, cómo y para quién gobierna.

El Estado Burgués, si le ponemos nombre y apellido, que se alzó con el poder basándose en la ideología liberal de la Revolución francesa, visto desde la perspectiva económica, siempre ha sido el medio por el que crear un marco de dirección para la economía, es decir, las inversiones de los capitalistas de manera que pudiesen fructificar sin problemas, y mientras que no hubo problemas de rentabilidad y había otros sistemas rivales del capitalismo, las poblaciones europeas han ido adquiriendo derechos crecientes como método para la legitimación misma del sistema. Trás la caída del Muro de Berlín, el contexto para el sistema cambia, ya no existe sistema económico rival al que pudieran aferrarse quienes renegaran de éste. En los años noventa se da un giro hacia la liberalización, desregulación y privatización siendo la rentabilidad y el beneficio a corto plazo el método de medida de la todas las cosas. Este giro de ideología nos obliga a entender nuestro sistema económico, no como medio para la realización de nuestros pretensiones como sociedad, sino como fin en si mismo.

La realidad es que la riqueza de los países europeos dan para mantener nuestro Estado del Bienestar y acrecentarlo, eso sí, sin sangrar más a impuestos a las clases medias que no dan más de si, es decir, con unas políticas que rara vez se dan a conocer como la lucha contra el fraude fiscal o los aumentos a las rentas del capital. Yo, aunque claramente me dirijo en continuación con la Revolución Obrera operante en el contexto del capitalismo, que nos ha permitido conquistar los derechos sociales y la vida que tenemos ahora una parte importante de la población, no tengo la visión de que otro mundo al capitalista sea posible en estos momentos, porque lo expuesto en el anterior post sobre la evolución del capitalismo, creo que es imparable a nivel mundial. Pero si que creo y deseo que como los primeros que hemos alcanzado este nivel de riqueza y derechos civiles, también deberíamos continuar en el crecimiento de esas dos dimensiones. Aquí tienen el gran debate que se localiza sobre las poblaciones europeas y del que solo depende la manera de enfocar la economía en la consecución de unos objetivos sociales. No se puede tomar el crecimiento de la economía como un fín en sí mismo, alejarla de la naturaleza del ser humano es crear las condiciones para dejar de entendernos como ser social y perder de vista el contexto histórico en el que nos encontramos. El problema reside en que muchos se esforzarán en hacernos creer que solo hay una visión de nuestro futuro y esa será la que estamos viendo en la actualidad a través de todos los medios a su alcance.

El desempleo, unos de los mayores problemas de este país se va a convertir en estructural y creciente por lo señalado antes, es decir, no hay trabajo rentable que podamos ofrecer la población española en la competencia internacional si no reformamos nuestras instituciones y las hacemos mas eficientes, flexibles y competitivas en el contexto internacional. Estamos condenados a la búsqueda de nuevos sectores intensivos en conocimiento que no puedan realizar otros y a la precariedad laboral de buena parte de la sociedad. Las tensiones sociales serán crecientes por la más que clara evidencia de que esos puestos de trabajo son exclusivos y no están al alcance de la mayor parte de una población condenada al paro si no se desarrolla el mercado interno, difícil en el contexto capitalista global. Lo anterior es la causa de la desvalorización continua del trabajo desde la década de los setenta, con Thacher y Reagan en el frente político visible y los Neoliberales dándoles sustento teórico, además de las complicaciones derivadas de la implantación del euro en Europa, se presenta un futuro peliagudo para las clases populares, sobretodo, del sur de Europa.

La deslocalización productiva y crecientemente de servicios, la superación de los capitales de las barreras nacionales mientras que los poderes políticos no lo han hecho, les permite actuar con total impunidad en la búsqueda de beneficios de la economía globalizada, eso sí, a costa de una parte de bienestar para las poblaciones europeas. Es una de las características por las que el sistema capitalista se muestra contradictorio en nuestro territorio, pues su expansión, en este momento, no acrecentará el bienestar de la sociedad europea, sino la del mundo, a costa de que nosotros la perdamos. La economía mundial va bien, la nuestra es la que va mal. El mundo se mira con optimismo desde los países emergentes mientras que Europa mira con temor a sus nuevos competidores buscando una manera creativa de unir a sus diferentes Estados y no revolucionar a sus poblaciones en el nuevo contexto internacional. La tarea que tienen por delante las nuevas generaciones va a ser colosal. Parafraseando a Emilio Lamo de Espinosa en su ponencia de la Cátedra Economía y Sociedad de la Fundación LaCaixa: “Estamos ante el comiendo de una nueva era, la post-occidentalización del mundo” y este es su nuevo mapa.


About these ads

Responses

  1. Gracias por retomar la escritura J.

  2. Creo que también, el mundo tal y como es ahora es muy “euro-dependiente”, no por el euro si no por la UE, por ejemplo a nivel de tráfico de mercancías global ( http://goo.gl/Qo2ba ), y se esta demostrando que el enfriamiento de la economía europea en general esta incidiendo muy fuerte en China, y en el resto de BRICS ya que mantienen relaciones comerciales muy fuertes entre si, y con Europa, por lo que el proceso sería Europa se para = EEUU se resiente = Los BRICS se frenan y por último los exportadores de petróleo o simplemente los de materias primas.

    Lo que pasa esque por ejemplo, el Gobierno chino tiene también ingentes cantidades de recursos para acometer planes de estímulo, pero incluso en ese contexto, los chinos tienen serios problemas por delante, una burbuja inmobiliaria que deja a la nuestra en una mala broma, un sistema político que a largo plazo es una bomba de relojería, y unos costes laborales crecientes que ya comienzan a provocar que incluso empresas chinas estén planteándose deslocalizar su producción a África (la expansión china en África lleva sucediendo una década y ningún medio occidental habla del tema) http://goo.gl/ot8mr .

    También se confía totalmente en que los chinos desarrollen una sociedad de consumo similar a la occidental, pero su filosofía de vida no parece ir por el mismo camino, y dicho momento parece no acabar de llegar nunca. Si esto sucediese, a medio plazo podría tirar del empleo en medio mundo, aunque también hay que contar con las previsibles trabas comerciales del gobierno chino.

    Y por último tenemos una deuda global impagable (déficit USA mayo 125.000 millones) http://goo.gl/O1mo1 y con un acreedor extremo – los chinos otra vez – que pueden encontrarse de un dia para otro con un simpa global , y tienen varios millones de soldados, misiles para aburrir y unas cuantas cabezas nucleares..


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: